Cuando oímos hablar de una vida sustentable nos imaginamos un terreno enorme, con todo tipo de árboles frutales, maderables, huerto, animales, captación de agua y una hermosa casita con una cocina a leña. Si! Yo también lo pienso así, pero podemos empezar de lo más pequeño a lo más grande.

Lo primero es generar un cambio por tu salud, por el planeta, por los animales, por tu economía. Nuestro granito de arena para promover el cambio en el mundo a través de nuestra elección consciente de alimentos, energía, y vida.

Podemos empezar con sentirnos parte viva de nuestra Madre Tierra, cerrar los ojos, quitarnos los zapatos y conectarnos con Ella para así entenderla y crear esas alianzas que necesitamos para crear vida y disfrutar de la misma.

Cuando oímos hablar de una vida sustentable nos imaginamos un terreno enorme, con todo tipo de árboles frutales, maderables, huerto, animales, captación de agua y una hermosa casita con una cocina a leña. Si! Yo también lo pienso así, pero podemos empezar de lo más pequeño a lo más grande.

Lo primero es generar un cambio por tu salud, por el planeta, por los animales, por tu economía. Nuestro granito de arena para promover el cambio en el mundo a través de nuestra elección consciente de alimentos, energía, y vida.

Podemos empezar con sentirnos parte viva de nuestra Madre Tierra, cerrar los ojos, quitarnos los zapatos y conectarnos con Ella para así entenderla y crear esas alianzas que necesitamos para crear vida y disfrutar de la misma.

En tu espacio sea chiquito o enorme, con o sin jardín, puedes empezar con hacer un huerto. Quizá empezarás con un jardincito aromático que te ayudará a tener hierbas para cocinar y para tus infusiones: Romero, albahaca, mejorana, tomillo, toronjil, melissa, cebollín, epazote, orégano.

Si todo va bien y te gusta, puedes empezar a incorporar otras plantas como tomate, rábanos, lechugas, espinacas, kale.
Con esto ya podrás empezar a tener un botiquín natural y a la vez unas deliciosas ensaladas con plantas cuidadas por ti y lo mejor completamente orgánicas.

Ojo!!! Para que sea super sano debes de preparar tu tierra para sembrar de la manera más natural posible y no poner ningún químico a las plantitas. Recuerda que todo eso se va a tu organismo.

En tu espacio sea chiquito o enorme, con o sin jardín, puedes empezar con hacer un huerto. Quizá empezarás con un jardincito aromático que te ayudará a tener hierbas para cocinar y para tus infusiones: Romero, albahaca, mejorana, tomillo, toronjil, melissa, cebollín, epazote, orégano.

Si todo va bien y te gusta, puedes empezar a incorporar otras plantas como tomate, rábanos, lechugas, espinacas, kale.
Con esto ya podrás empezar a tener un botiquín natural y a la vez unas deliciosas ensaladas con plantas cuidadas por ti y lo mejor completamente orgánicas.

Ojo!!! Para que sea super sano debes de preparar tu tierra para sembrar de la manera más natural posible y no poner ningún químico a las plantitas. Recuerda que todo eso se va a tu organismo.

Otro punto importante es reducir el impacto de la vida diaria tuya y de tu familia en el ambiente, generar menos basura y la basura generada reutilizarla o reciclarla. No usar bolsas de plástico sino de tela, buscar lo que no tenga tanto empaque o que sea reciclable.

¿Qué tal poner unos paneles solares para tener tu propia luz y así ya no depender de ninguna institución? O bien tu calentador solar para evitar el uso del gas o luz.

Tener conciencia del uso del agua.

Tratar de comer fruta y verdura de temporada, local. Así apoyas a los productores locales y comes lo que en tu lugar se da de la mejor manera.

Estudiar y experimentar. Bill Mollison explica muy bien lo que es la Permacultura y la vida sustentable. Puedes aprender un poco y aplicar lo que necesites a tu vida diaria.

Esto es una decisión, son cambios a veces radicales, pero vale la pena por tu salud y la de tu familia.

Poco a poco iremos alimentando este apartado con recetas, tips y mucho más.

Otro punto importante es reducir el impacto de la vida diaria tuya y de tu familia en el ambiente, generar menos basura y la basura generada reutilizarla o reciclarla. No usar bolsas de plástico sino de tela, buscar lo que no tenga tanto empaque o que sea reciclable.

¿Qué tal poner unos paneles solares para tener tu propia luz y así ya no depender de ninguna institución? O bien tu calentador solar para evitar el uso del gas o luz.

Tener conciencia del uso del agua.

Tratar de comer fruta y verdura de temporada, local. Así apoyas a los productores locales y comes lo que en tu lugar se da de la mejor manera.

Estudiar y experimentar. Bill Mollison explica muy bien lo que es la Permacultura y la vida sustentable. Puedes aprender un poco y aplicar lo que necesites a tu vida diaria.

Esto es una decisión, son cambios a veces radicales, pero vale la pena por tu salud y la de tu familia.

Poco a poco iremos alimentando este apartado con recetas, tips y mucho más.